Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Qué le impulsó a relacionar sus estudios con la educación?
Me invitaron a dar una conferencia dirigida a profesores, pero respondí a los organizadores que no era doble en educación. A pesar de ello, me dijeron que sería muy interesante conocer mis investigaciones y estudios. Finalmente acepté y descubrí un gran interés y reacciones muy positivas de los maestros sobre lo que les estaba contando. Por otra parte, pude observar que mis conclusiones sobre la memoria les resultaban muy novedosas, y acabé convenciéndome de que mis trabajos podían ayudar a profesores y estudiantes. Esta experiencia me hizo pensar que tenía cosas que aportar, lo que motivó que me encaminara con destino a el mundo de la educación.

 ¿Sus estudios tienen una aplicación verdadero al mundo educativo?
Creo que sí la tienen, pero intento ser muy cauteloso, ya que es necesario tener en cuenta distintas variables. Las investigaciones no se realizan en un cátedra y, luego, factores como la motivación o la atención, que influyen decisivamente en el entorno escolar, pueden distorsionar la investigación. En el ocupación donde llevamos a límite los estudios eliminamos estas variables para podernos centrar exclusivamente en la memoria. Hacemos que la motivación no sea un problema remunerando a las personas que participan en los estudios y nos situamos en una habitación pequeña, exenta de cualquier pájaro que pueda desviar la atención. Este tablado no se consigue en un cátedra, por lo que no podemos afirmar que podamos obtener los mismos resultados en entornos no tan controlados.

Usted considera que los modelos educativos no existen, ¿depende de la sagacidad del profesor que los niños aprendan mejor o peor?
Un día, siguiendo una discusión en Twitter sobre los métodos de enseñanza para descifrar, me di cuenta que la clan comentaba de forma que parecía que el experto no tuviera ninguna incidencia. Pienso que los modelos educativos son importantes y cuando decía que no existen, me refería que no pueden desarrollarse solos, es necesaria la sagacidad y la aclimatación de cada profesor para que sean efectivos. El docente es fundamental, ya que puede aplicar un método, pero el enseñanza no es poco matemático sino que depende de muchos factores y la forma en que intervienen los profesores es esencial

¿Qué otros factores intervienen en el enseñanza?
Primero debemos constreñir lo que entendemos por enseñanza, pues no solo implica los exámenes que realizan los estudiantes en el colegio, sino que va mucho más allá. Un negociador que considero secreto es lo que sucede en casa. La postura de los padres frente a la escuela es determinante para el enseñanza de sus hijos ya que pueden ayudar y motivar en este proceso.

¿Qué alternativa propone a los modelos educativos?
Mi propuesta no es una alternativa a los modelos educativos, sino una combinación de estos con los conocimientos del profesor. Me refiero a que los modelos educativos son científicos, y que debemos utilizarlos, ya que resultan avíos para aprender cómo aprenden los niños. Pero es necesaria la participación del experto a partir de una información que tan solo él conoce. El maniquí educativo puede ser la brújula que estipula la dirección a la que dirigirnos, pero no tiene en cuenta factores como la motivación o las preferencias de los niños, factores fundamentales a la hora de aplicar modelos educativos. La intervención de los profesores posibilita un tipo de enseñanza mucho más personalizada.

A su parecer, ¿enseñar es un arte o una ciencia?
Es una pregunta complicada, ya que no sé qué es el arte efectivamente y, luego, me siento un poco incómodo hablando de poco que desconozco. He pensado mucho sobre la ciencia y la educación, como ya he comentado anteriormente. Definitivamente, siento que la ciencia puede aportar información muy útil a la enseñanza, pero a su vez no puede marcar estrictamente a los profesores. Tenemos que pensar efectivamente, qué queremos que hayan aprendido los niños y niñas cuando terminan la enseñanza obligatoria, ya que mucho por lo que se van a regir no tiene que ver tanto con la ciencia, sino por sus sentimientos, y la enseñanza asimismo tiene que tener en cuenta este aspecto. Por eso pienso que enseñar tiene una parte de “arte” ya que no todo el proceso de enseñanza puede analizarse científicamente.

¿La ojeada es una actividad humana natural? ¿Cómo explica que los niños necesiten instrucciones para descifrar?
Acertar definitivamente no es una actividad natural, ya que si así fuera, no necesitaríamos instrucción para ilustrarse. Los niños consiguen circular o cuchichear simplemente observando a personas de su aproximadamente. Solemos subestimar estas actividades que efectivamente son complicadas porque como humanos las hacemos de forma natural, sin ser conscientes de su dificultad. Posibilitar que un autómata entienda un idioma o que camine es muy difícil, mucho más que conseguir que juegue al ajedrez, por ejemplo. La escritura surgió hace varios miles de abriles, por lo que la mente humana no ha tenido tiempo de cambiar para especializarse en la ojeada, y convertirla en una actividad natural.

¿Por qué es importante fomentar la ojeada entre los niños?
Estoy de acuerdo en alentar a los niños a descifrar, pero muchas veces las razones que nos impulsan a hacerlo no son las adecuadas, ya que el objetivo no tiene que ser solamente el de mejorar su rendimiento en el colegio. Escribí un texto sobre los niños que leen en casa, y reflexione mucho sobre este tema porque yo quiero que mis hijos lean, pero no para tener un decano rendimiento docente, sino porque para mí es un placer y quiero que ellos asimismo lo experimenten, es un valía habitual. Si conseguimos transmitir la pasión por la ojeada, la progreso en el rendimiento escolar vendrá asociada.

¿Los padres deben implicarse en fomentar esta civilización?
Si efectivamente quieren que sus hijos se aficionen a la ojeada, son absolutamente esenciales y pueden fomentar este vestido de forma muy sencilla. Hay algunos niños que descubren la ojeada por su cuenta, pero que si la “civilización por descifrar” está integrada en su hogar será mucho más comprensible que se aficionen por mimetismo.

Por zaguero su texto, The Reading Mind ¿puede ser una lazarillo para los profesores?
El texto no está escrito con la finalidad de ser una lazarillo, aunque sí una fuente de conocimiento y apoyo, pero no tan solo para maestros sino para todo aquel que esté interesado en ayudar a niños a descifrar. El real propósito es poder explicar que ocurre en la mente de un inmaduro cuando está aprendiendo a descifrar, para que los profesores puedan entender el proceso y el mecanismo que sigue el cerebro en esta período de enseñanza.


Si te ha gustado la entrevista a Daniel Willingham, no te pierdas la de Larry Rosenstock: “Los alumnos recuerdan al docente que les enseña a pensar”.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment