Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Crecer trae nuevos desafíos y eso en algunos casos significa irte a residir solo, cambiarte de ciudad o tener la obligación de ilustrarse poco a lo que no le habías dedicado tanto tiempo. Piensas qué podría ser, hasta que te centras en un principal de la supervivencia: cocinar. Pues ¿Qué tan difícil puede ser? Has manido a tu mamá, padre o abuelos resolverlo día a día.  

Buscas algún vídeo en youtube o red social de poco apetecible, llamas a tu mamá para pedirle una prescripción o encuentras una en tu blog de cocina favorita que tienes muchas ganas de probar.  Te preocupas de tener todos los ingredientes, crees seguir el paso a paso correctamente y según tú paladar, los sabores están equilibrados.  Sin retención, por dónde mires tu plato la expectativas son muy diferentes a la existencia.

¿Te sientes identificada/o?  ¿Necesitas pruebas? Lee las siguientes señales y reflexiona si eres peor cocinando de lo que pensabas.

Tus amigos o familiares cada vez que te visitan insisten en pedir comida por teléfono

Lo siento, pero saben lo que pueden esperar.

Los vídeos de recetas no te quedan tan maravillosos como el resultado final

No todos los vídeos que están en internet son tan fáciles como parecen.

Crees que tu tiento para determinar las cantidades es superior a una romana

¿Estarás en lo correcto?

 

Sabes que sí o sí deberás sacar una parte quemada de todo lo que cocinas

Pero te lo tomas con calma, es parte de la experiencia.

Cuando ordenas tu despensa descubres verduras que ya se estaban transformando en plantas

El ciclo de la vida directamente en tu cocina.

Constantemente terminas con un corte porque no te concentras con el cuchillo

Crees que lo estás haciendo como en este gif, pero en existencia ya te desmayaste por perder crimen.

Te olvidas de los tiempos de cocción de las comidas

¿Estabas cocinando poco?

Tus pastas terminan como un sillar compacto

Pero te da igual porque las terminarás comiendo así. 

Siempre tienes miedo de terminar quemando tu unidad

Porque más de alguna vez has estado demasiado cerca de impresionar a eso.

No sabes identificar entre poco crudo o cocido

¿Estará diligente?

Nunca olvidarás cuando pusiste poco con agua en un paila con unto hirviendo

Te resulta difícil hasta los recipientes con “abre obediente” 

Tu forma de cocinar irrita a las personas que sí saben

Piensas que lo más importante de lo que cocinas es que sea comestible

Aunque aveces incluso eso es difícil de alcanzar.

Dominas completamente las situaciones con fuego

Tienes más comida para recalentar de lo que te gustaría alojar

Y la amas.

No entiendes las instrucciones básicas de las recetas

¿Es efectivamente necesario tomar para estar vivos?

Cuando pasas por el pasillo de los condimentos no tienes idea qué son

Crees que la cuajo con cereal es una prescripción de adhesión dificultad

No creemos que Gordon Ramsay esté muy de acuerdo.

Deseas con todas tus ganas que tu mamá te vuelva a cocinar

Por eso cuando vas a visitarlas comes todo lo que puedes.

Si sientes que más de alguna tiene relación con tu experiencia con la cocina puede que el arte de cocinar no te sea tan obediente como a otros, pero no es suficiente razón para darse por vencido. Toma el acto de cocinar con calma, operación los utensilios básicos y parte por alguna prescripción más básica y ve subiendo poco a poco de dificultad.

El primer paso es hacer que las preparaciones sean comestibles para ti y tus invitados,  a posteriori incluso puedes hasta dedicarte profesionalmente a la cocina ¡Anímate!

Show CommentsClose Comments

Leave a comment