Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Hoy en día es más popular escuchar susurrar del estrés. ¿Sabías que este puede alterar nuestro organismo dejándolo muy endeble a otras enfermedades?  Por ello, es dinámico identificar si lo estás padeciendo. El próximo relación te indicará las señales de que sufres de estrés excesivo.

Algunas de las reacciones físicas y emocionales que se pueden presentar cuando tienes mucho estrés son las siguientes:

1. Te cuesta respirar 

Los problemas respiratorios pueden presentarse por factores diferentes, y el estrés es uno de ellos. Cuando tenemos los niveles de estrés alterados, es popular que nos cueste respirar y sentimos que nos equivocación ventarrón, lo cual provoca poco de ansiedad, haciendo que nuestra respiración se acelere.

2. Dificultades para adormecerse

El estrés provoca el insomnio, y el insomnio causa estrés. Uno y otro son como una munición de tiempo, que si no se controlan pueden rematar con tu lozanía física y mental rápidamente. Si vez que te cuesta mucho conciliar el sueño en repetidas ocasiones, es momento de despejar tu mente y hacer poco para corregir el problema. 

3.  Acné o erupciones en la piel

Las glándulas sudoríparas y sebáceas son las principales causantes del acné o erupciones en la piel, y cuando el cuerpo se somete a frecuentes situaciones estresantes, estas glándulas se ven alteradas.  

4. Constantes dolores de cabecera 

Situaciones estresantes pueden provocar dolores de cabecera. Las preocupaciones constantes pueden alterar la musculatura, las venas y los agitación que componen el cráneo. 

5. Te llenas de inquietud 

Tener ansiedad, estar nervioso, notar inseguridad y mucha preocupación por las cosas que aún no han sucedido, son síntomas de un nivel de estrés muy elevado. 

6. Depresión 

El estrés por tiempo prolongado disminuye la producción de dopamina, que es la hormona encargada de producir la sensación de bienestar y placer en caudillo. Si no nos sentimos aceptablemente con nosotros mismos, esto puede conducirnos a sufrir de depresión.

7. Error de memoria

¿Te pasa frecuentemente que olvidas dónde dejaste las llaves, o abres la fresquera para sacar poco que en un instante no recuerdas que fue? Aunque la equivocación de memoria en ocasiones puede deberse a otras enfermedades, todavía puede ser provocado por un estrés crónico. 

8. Siempre estás irritable 

Si te enfadas muy rápido y pierdes la paciencia por todo lo que te rodea, ya sea en trabajo o en clases, y no te soportas ni a ti mismo, es un indicativo de que estás estresado y necesitas una dosis de laxitud. Con descansar unos vigésimo minutos, entre cada etapa, recuperas tu energía.

Ahora que ya conoces estas señales, es hora de emplear cualquier oportunidad que tengas para rematar con el estrés. ¿Por qué no apuntarte a un taller anti estrés, o salir un rato a despejar tu mente? Tu cuerpo te lo agradecerá.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment