Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Investigadores brasileños en asociación con científicos estadounidenses han desarrollado gemelos equipados con un biosensor capaz de contar el nivel de azúcar en crimen pero usando las lágrimas, un método menos invasivo que el tradicional.
 
El nivel de azúcar es un indicador usado asiduamente para detectar la diabetes, una enfermedad que afecta a 62 millones de personas en las Américas y a 380 millones en todo el mundo. Según la Ordenamiento Mundial de la Vigor (OMS), la diabetes ha aumentado de guisa intranquilizante en las últimas décadas y puede montar a afectar a 580 millones de personas en 2035.
 
Para controlar su enfermedad, las personas que la padecen usan un glucómetro portátil que mide el nivel de azúcar en crimen usando una ápice de crimen que deben extraer de la brote de un dedo a través de un reventón. Aunque pequeña, esta extracción puede repetirse varias veces al día, es relativamente dolorosa y tiene aventura de infección.
 
Ahora, el biosensor brasileño puede identificar una enzima llamamiento azúcar oxidasa — ampliamente utilizada para la determinación de azúcar dispensado en los fluidos corporales— usando simplemente las lágrimas, evitando así la requisito del reventón. Asimismo puede contar los niveles de azúcar, vitaminas y bebida en crimen.
 
Los biosensores son dispositivos capaces de contar reacciones biológicas o químicas y producir una señal proporcional a la concentración de una determinada sustancia. Cada vez con anciano frecuencia se diseñan y se utilizan para acelerar los resultados de las pruebas de laboratorio, para monitorear las condiciones de vitalidad y diagnosticar y evitar enfermedades, incluso en algunos países en ampliación como Brasil.

anteojos diabetes fapesp

Plataforma bioelectrónica de secreción portátil, que integra un detector electroquímico microfluídico en una almohadilla de puente nasal para anteojos, para el monitoreo no invasivo de biomarcadores secreto de secreción.

 
Investigadores del Instituto de Física São Carlos de la Universidad de São Paulo, anejo con científicos del Unidad de Nanoingeniería de la Universidad de California, en San Diego, desarrollaron un dispositivo que inmoviliza la enzima sobre un electrodo acoplado a un circuito con un flujo constante de electrones, y luego se instala en la almohadilla nasal de los anteojos. Luego, el usufructuario debe producir lágrimas estimulando la bazo lagrimal con una sustancia sensible a los luceros.
 
A medida que las lágrimas entran en contacto con la azúcar oxidasa del biosensor, se altera el flujo de electrones produciendo una señal que es registrada y procesada por el dispositivo instalado en los anteojos. Finalmente, el dispositivo envía los resultados en tiempo positivo a una computadora o teléfono inteligente.
 
“Las concentraciones de varios metabolitos en las lágrimas reflejan los niveles sanguíneos del momento, lo que los convierte en un medio atractivo para el monitoreo no invasivo de los parámetros fisiológicos”, dijo SciDev.Net Laís Canniatti Brazaca, médica e investigadora postdoctoral en el Instituto de Química de São Carlos y una de los autores del estudio publicado en Biosensors and Bioelectronics.
 
Encima del dolor, el biosensor podría “disminuir el aventura de infecciones en personas que usan un glucómetro con frecuencia”, señaló Brazaca.
 
La experta detalló que el dispositivo además es capaz de contar los niveles de vitaminas y bebida en la crimen “simplemente cambiando el electrodo acoplado a las almohadillas nasales de los anteojos, ya que cada dispositivo contiene una enzima diferente y, por lo tanto, solo toma un tipo de medida”.
 
Utilizando el mismo enfoque, un equipo de investigadores del Instituto Químico de la Universidad Estatal de São Paulo además creó un biosensor capaz de detectar y cuantificar proteínas biomarcadoras para el dictamen clínico de enfermedades olvidadas y enfermedades degenerativas crónicas, como ciertos tipos de cáncer.

“La idea es realizar el examen con solo una ápice de crimen en el dispositivo”, dice Paulo Roberto Bueno, ingeniero de materiales en el Instituto Químico de la Universidad Estatal de São Paulo.
 
Este enfoque simple podría mejorar el dictamen de enfermedades durante una consulta médica o ser administrado por los propios usuarios en el hogar, ayudado por softwares de inteligencia químico.
 
Este liga prórroga comercializar el nuevo dispositivo interiormente de tres abriles. En el caso del biosensor acoplado a los anteojos, por el momento no hay pronósticos para que el dispositivo llegue al mercado.
 
En ese sentido, Cleverton Pirich, bioquímico de la Universidad Federal de Paraná, Brasil, dijo a SciDev.Net que aunque los beneficios de los biosensores para mejorar la calidad de vida y la vitalidad humana se conocen desde hace tiempo, todavía queda un extenso camino por recorrer hasta que estos dispositivos se produzcan y comercialicen a gran escalera, al menos en Brasil.
 
Sin secuestro, argumenta que estos dispositivos tienen un gran potencial para diagnosticar y evitar enfermedades desatendidas con ingreso incidencia en países subdesarrollados o incluso para trastornos genéticos que pueden diagnosticarse rápido o incluso antaño del partida.

Enlace al estudio en Biosensors and Bioelectronics.

El estudio publicado en Biosensors and Bioelectronics fue financiado por FAPESP, un donante de SciDev.Net.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment