Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Como hemos afirmado en más de una ocasión desde este mismo espacio, el educación no empieza y acaba en el interior de los confines de escuelas, institutos o universidades, entre otras instituciones educativas. Entendido como argumento o impresión de educarse un arte, oficio, o cosa en genérico, o como tiempo empleado en el acto de educarse y en la adquisición de una conducta a través de la habilidad, el educación es una argumento no necesariamente consciente, e independiente de un entorno o una regulación determinados. Un principio vector de muchas de las teorías de la desescolarización que han impresionado la historia del homeschooling, y que contempla espacios como nuestros hogares como sitios en los que este educación informal puede darse −de forma desde luego diferente a la que tiene punto en las escuelas, bajo la profesionalidad y buen hacer del profesorado− desde diferentes perspectivas, muchas veces complementarias.

 

Cualidades del educación desde casa

El educación en el hogar, que en líneas generales parte de teorías conectivistas y de la desescolarización, filtradas por las posibilidades que hoy día ofrecen las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), puede adoptar formas muy variadas. Al respecto, existen tanto iniciativas que contemplan la formación en materias curriculares durante una parte de la excursión (y luego otra más vacancia, ajena a lo curricular), como otras que asumen la espontaneidad y la desregulación total como único patrón. Pero, en cualquier caso, el educación desde casa ofrece una serie de peculiaridades que pueden funcionar paralelamente respecto a lo que los centros educativos ofrecen en materia de transmisión y ampliación de conocimientos y competencias. A continuación, os apuntamos algunas de las posibilidades de esta tipología de educación y enseñanza, para lo que os recomendamos, pese a la sinceridad que otorga su implementación, que las reguléis bajo una mínima rutina para que resulten más efectivas, especialmente si los motivos para su puesta en habilidad distan de ser voluntarios:

  • El homeschooling posibilita que el pupilo sea el centro y el responsable de su propio educación ya que, en partida de una educación reglada, su proceso educativo puede darse en términos más competenciales y en áreas del conocimiento o materias no necesariamente curriculares, dejando a veces un decano espacio a la creatividad y la fisicidad que su homólogo regulado.

 

  • El educación desde casa puede ser tanto una repetición probablemente más escueto de lo que ya se hace en las escuelas como, oportuno a sus limitaciones, un método pedagógico integral más centrado en la aplicación habilidad de los contenidos a educarse, lo que muchas veces implica un refuerzo en aspectos competenciales y el educación activo y significativo de determinadas materias.

 

  • A través de la ventana al mundo que las TIC ofrecen sobre las materias que pretenden explicarlo, sean estas curriculares o no, el educación desde casa se ha diversificado en mil y una metodologías pedagógicas relacionadas con lo digital, pero todas ellas obligan a sus usuarios a una mínima alfabetización digital, informacional y/o mediática que permita distinguir el gramínea de la paja y sacar provecho de estas herramientas.

Pese a todo, esta metodología educativa no está exenta de cierta polémica, ni siquiera de limitaciones insalvables como la yerro de socialización, al menos presencial, que implica para los alumnos educarse en un calle o casa respecto a lo que puede ofrecer un centro educativo convencional, o de infraestructuras probablemente inferiores respecto a las disponibles en las escuelas. Pero, teniendo todo eso en cuenta, el educación en casa ofrece la suficiente variedad de aplicaciones como para encontrar la que mejor se adapte a cada circunstancia.

 

Breve panorámica sobre el educación casero

Existen muchas formas de educación en casa, siendo algunas de ellas consecuencia de la popularización y cotidianeidad de las TIC entre muchos de nosotros, mientras que otras lo son de teorías pedagógicas surgidas con antelación, durante los primaveras sesenta del pasado siglo. A continuación, os ofrecemos una pequeña y muy resumida muestra de lo que puede dar de sí esta proposición educativa, formada por posibles aproximaciones al educación en casa que pueden utilizarse de forma complementaria:

  • Microaprendizaje: método de enseñanza digital basado en lecciones de muy corta duración sobre los temas más variados. Surgió como respuesta a la yerro de tiempo para poder formarse con regularidad que aqueja a muchas sociedades, pero es aplicable a otras situaciones, como la que nos ocupa.

 

  • Educación expandida: metodología que engloba desde una perspectiva mixta entre educación formal e informal hasta el educación colaborativo y omnipresente que ofrecen las TIC en esta materia. Es probablemente la forma de educación fuera de la escuela más completa de las oficialmente existentes, por el nivel de interdependencia de los factores que la componen. Aunque, en su máxima expresión, la educación expandida desborda además el homeschooling que aquí nos ocupa.

 

  • Cátedra invertida o Flipped classroom: Variable mixta entre el educación en casa y el reglado, que asume que gran parte del trabajo a realizar por los estudiantes se haga en sus hogares mientras que la trabajo de la escuela sea la de supervisar los progresos educativos de los alumnos, que desarrollan mayoritariamente en sus casas.

¿Utilizáis algunos de los principios o modalidades del educación en casa? Compartid vuestras experiencias, dudas y triunfos educativos con todos nosotros, así como este post con vuestros contactos.

 

Para enterarse más:

Artículo: Desemejanza, billete y calidad educativas: deyección y posibilidades del homeschooling, por María Ángeles Sotés-Elizalde, Carmen Urpí-Guercía y María del Coro Molinos.

Artículo: Homeschooling y educación a distancia para infancia, por Cecilia Exeni

Show CommentsClose Comments

Leave a comment