Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Considerada una herramienta informativa y comunicativa de primer orden, el uso y omnipresencia de la Red de Internet en nuestras vidas ha cambiado el modo en que nos relacionamos con los demás y la forma en la que consumimos información. Entendida como una Red informática global, descentralizada y formada por la conexión directa entre Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) digitales, mediante un protocolo especial de comunicación, Internet ha afectado también, y se diría que de forma irreversible, al modo en el que se aprende y se enseña.

Lo que no implica, en absoluto, que las escuelas hayan perdido su lugar en el proceso educativo de toda persona, sino que la existencia de Internet puede ser contemplada como un importante apoyo tanto para el aprendizaje del alumnado como también para la enseñanza de sus docentes. En las próximas líneas, os explicaremos cómo y por qué podéis utilizar la Red de redes educativamente, a fin de mejorar y dinamizar el desarrollo de vuestras clases y materias.

 

Enseñando y aprendiendo con Internet

Pese a que su surgimiento ha sido oficialmente fechado a finales de los sesenta del siglo XX, no fue hasta poco más de tres décadas después que su expansión alcanzó las proporciones de un verdadero acontecimiento sociocultural, capaz de marcar un antes y un después en la historia de la humanidad. Actualmente, el uso más habitual que se hace de Internet se agrupa dentro de la llamada Web 2.0., definida entre otras cosas por la facilidad con la que los usuarios pueden generar sus propios contenidos e intercambiarlos, si así lo desean, con otros a través de las llamadas Redes Sociales (RRSS).

Un nuevo paradigma, que rompe con la unidireccionalidad que hasta el momento había definido gran parte de los procesos comunicativos e informativos anteriores en la historia, que abrió la puerta a un intercambio de conocimientos entre iguales de enormes proporciones y a la aparición, en el campo educativo, de vastos bancos de conocimiento y de comunidades de intercambio de saberes.

Opciones que, a su vez, permiten otras tantas aplicaciones educativas cuyos beneficios, directos e indirectos, os apuntamos a continuación:

  • La red ofrece incontables recursos escritos, sonoros y audiovisuales, desde vídeos hasta videojuegos, que, planteados como complemento a lo que enseñéis en clase, pueden resultar muy motivadores para vuestros alumnos. A su disponibilidad casi inmediata, hay que sumar la posibilidad que Internet ofrece para la creación de contenidos propios, lo que suele resultar igualmente estimulante, y por lo tanto motivador, para vuestros alumnos.
  • Internet alberga numerosísimas WebQuests, aulas virtuales o plataformas educativas como aulaPlaneta, que ofrece la posibilidad de crear itinerarios de aprendizaje adaptativo para el alumnado, además de no pocos recursos pedagógicos que pueden ser revisados por los docentes para adaptarlos a sus necesidades.
  • Como os hemos apuntado hace unas líneas, la Web 2.0. ofrece a sus usuarios la posibilidad de intercambiar información a través de comunidades de aprendizaje, chats y/o foros, apuntalando también la posibilidad de un aprendizaje colaborativo, tan ameno para el que lo desarrolla como beneficioso desde una perspectiva educativa basada en las competencias.
  • En ese mismo sentido, Internet permite la creación de contenidos propios en múltiples formatos, desde escritos hasta audiovisuales, promoviendo el aprendizaje significativo y por proyectos a través de elaboración de ejercicios que requieran de un elevado componente creativo, y por lo tanto también muy motivadores.

 

Por una enseñanza efectiva apoyada en Internet

Estos beneficios inherentes a la aplicación de Internet al desarrollo de vuestras clases implican también otras tantas consecuencias, como la conversión parcial del docente en asesor del proceso de aprendizaje del alumnado, que incluyen además algunos factores de riesgo a tener en cuenta para que su implementación sea eficaz. En las siguientes líneas, os apuntamos algunas recomendaciones para poder esquivar estos posibles inconvenientes:

  • Revisad las capacidades tecnológicas de vuestros alumnos antes de plantearles un ejercicio que requiera de Internet para resolverse. De lo contrario, los resultados se dividirán entre la incapacidad total o parcial, dividiendo al cuerpo estudiantil entre aquellos capaces de asumir el coste tecnológico que implica y los que no puedan asumirlo.
  • Regulad de forma muy concreta tanto los objetivos a cumplir como los plazos para conseguirlos en el uso complementario de Internet en vuestras clases, ya sean presenciales o a distancia. De lo contrario, el proceso puede diluirse en las incontables opciones ofrecidas por la Red y acabar devorando el tiempo designado a otros métodos de aprendizaje.
  • Una alfabetización digital básica, tanto para vuestros alumnos como para vosotros, y que incluya una formación informacional y en ciberseguridad y netiqueta, resulta fundamental para una navegación óptima por Internet que, en un aprendizaje de estas características, permite aprender a través de la práctica, siempre que esta sea más o menos supervisada.
  • Al respecto, la supervisión del trabajo del alumnado y el grado de retroalimentación que ofrece, precisamente, Internet, también resulta necesaria de cara a orientar al alumnado en sus dudas sobre los contenidos y también sobre los métodos para la elaboración y resolución de ejercicios con la ayuda de Internet.
  • No perdáis de vista los objetivos que pretendáis asumir con el uso de Internet. Más allá del aprendizaje en competencias digitales que pueda tener para vuestros alumnos, su utilización no solo debería responder a factores motivacionales, sino ser parte reflexionada de un proyecto educativo amplio e integrador.

¿Usáis Internet para complementar lo que enseñáis en vuestras clases? ¿Qué estrategias seguís para lograr integrarlo de forma efectiva en vuestras enseñanzas? Compartid vuestras reflexiones y experiencias con nosotros, así como este post con vuestros contactos.

 

Para saber más:

  • Monográfico: Webquest: 20 años utilizando Internet como recurso para el aula, por Jordi Adell Segura, Santiago Mengual-Andrés y Rosabel Roig-Vila.
  • Video: TEDx: Integración de las TIC en el ámbito educativo, por Juan Francisco Martínez Díaz.
Show CommentsClose Comments

Leave a comment