Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Experimentar es un proceso fundamental en el aprendizaje humano. Dar al alumno espacio y herramientas para la experimentación plástica no solo le permitirá expresar su mundo interior y encontrar nuevas formas de comunicación, sino que le ayudará además a desarrollar habilidades capitales en su proceso evolutivo, como son la imaginación y la fantasía o la psicomotricidad fina.

Niña jugando con colores para ilustrar las actividades plásticas

A continuación te contamos algunos de los numerosos beneficios de las actividades plásticas, ¡válidos tanto para niños como para adultos!

Principales ventajas de las actividades plásticas:

  • Favorecen la concentración: En el caso de los niños, la expresión artística implica un esfuerzo para organizar su universo imaginativo, por lo que los ayuda a canalizar sus pensamientos y a ordenar los estímulos que reciben. Por otro lado, el aspecto lúdico de las actividades creativas facilita una mayor implicación y por lo tanto una mayor atención.
  • Ayuda a relajarse: Diversos estudios llevados a cabo en el campo de la neurociencia muestran que uno de los principales efectos de la creación plástica es la liberación de endorfinas, también conocidas como “moléculas de la felicidad”, que tienen una función analgésica y activan los centros de placer de nuestro cerebro, además de reducir los efectos del agotamiento.
  • Propicia el desarrollo de las habilidades motoras y la coordinación: En general, las actividades plásticas requieren un cierto grado de habilidad manual. No importa si se trata de dibujar, de pintar, de recortar, de modelar en arcilla o de hacer un collage: ¡cualquiera de estas actividades es una buena vía para trabajar esas destrezas de manera divertida y evitando frustraciones! 
  • Estimulan la comunicación y las relaciones interpersonales: Ya sabemos que el arte es, entre muchas otras cosas, una forma de comunicación. Promover que los alumnos se expresen artísticamente mediante manualidades, incentivar los intercambios de puntos de vista y el diálogo sobre las obras realizadas es una buena manera de trabajar y reforzar las relaciones interpersonales.
  • Ayudan a trabajar en equipo: Aunque la gente asocia la creación artística a grandes figuras solitarias, lo cierto es que las actividades creativas son ideales para trabajar en equipo. Un proyecto colaborativo de educación plástica ofrece un fantástico escenario para trabajar la cooperatividad y los valores compartidos.
  • Desarrollan la memoria: La educación en artes plásticas favorece claramente la memoria visual (que permite plasmar lo que hemos visto), pero no únicamente: también refuerza la memoria táctil e incluso la emocional cuando la vinculamos a experiencias vividas. 
  • Proporcionan satisfacción personal y mejoran la autoestima: ¿Qué mayor satisfacción que ver algo realizado con nuestras propias manos? Las actividades plásticas no solo son divertidas, sino que permiten ver el resultado de nuestros esfuerzos de manera tangible y directa, lo cual por supuesto es un espaldarazo para nuestra autoestima. 

Una actividad plástica para cada objetivo

Otro de los beneficios de las actividades plásticas es la variedad de finalidades que se le pueden dar, tanto a nivel social, como psicológico, como emocional. Aquí os enumeramos tres de las más importantes: 

  • Como terapia: Los médicos y terapeutas recomiendan la realización de actividades manuales para combatir un gran número de afecciones o bien para afrontar situaciones delicadas. La ‘arteterapia’ ofrece innumerables recursos y dinámicas que pueden ser muy útiles en diferentes contextos.
  • Como entretenimiento: Por supuesto, las actividades plásticas van muy ligadas a la diversión. Existen infinidad de posibilidades a la hora de elegir la opción que más nos guste e interese: pintura, modalismo, punto de crochet, patchwork, etc. ¡El único dilema es decidir cuál resultará más estimulante para nuestros alumnos!
  • Como aprendizaje: Tanto los niños como los mayores tienen a su disposición actividades plásticas de todo tipo con las que podrán desarrollar y mejorar sus habilidades físicas e intelectuales. ¡Una manera estimulante y divertida de aprender!

La elaboración de manualidades es una de las actividades que más satisfacción personal proporciona. Trabajar nuestra propia artesanía (sean cerámicas, dibujos, tejidos, abalorios, etc.) no sólo servirá para adquirir conocimientos y reforzar habilidades físicas y mentales, sino que también nos ayudará a sentirnos más realizados y a conocernos un poco mejor.

Y a ti, ¿cuál es la manualidad que más te gusta? ¿Qué actividad plástica te funciona mejor con tus alumnos? ¡En Tiching nos encantaría que la compartieras con nosotros!

Show CommentsClose Comments

Leave a comment