Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La crisis sanitaria generada por el COVID-19 está afectando la esfera económica, social y ambiental del mundo en el que vivimos y está poniendo en evidencia algunos de los problemas estructurales a los que tenemos que enfrentarnos para construir una efectividad más desafío y sostenible. Disputar contra las desigualdades y socorrer el exposición de sistemas económicos que pongan la vida en el centro, situar por políticas públicas que garanticen el respeto de los derechos de todas las personas y retornar a considerar la solidaridad y la empatía como algunos de los títulos esenciales para no dejar nadie a espaldas, parecen ser algunos de los mensajes que nos quiere dejar el COVID-19.

Educación transformadora

A la hora de valorar los aprendizajes que podemos sacar de la emergencia que estamos viviendo resulta cada vez más evidente, entre otros aspectos, la importancia de tener en consideración los principios de interdependencia y ecodependencia.

En este sentido, suena tranquilizador estudiar parte como la que salió al principio del mes de abril, anunciando que la vicealcaldesa de Amsterdam, Marieke van Doorninck quiere utilizar el maniquí de la rosquilla minucioso por la economista Kate Raworth, como plano en la elaboración de propuestas políticas claves para salir de la recesión. 

Desempeñarse en el respeto de los límites medioambientales, certificar la jurisprudencia social y tener en cuenta la conexión que existe entre lo circunscrito y lo mundial son las claves que, en la teoría de la rosquilla, permiten diseñar el espacio seguro en el que tendría que habitar la humanidad. El “donut” permite visualizar la relación y el compensación entre los límites medioambientales, situados visualmente en la parte externa de la figura y las deposición a cubrir para certificar el bienestar de la población, dibujados en el hueco interno. Para conseguir la construcción de un maniquí de exposición que ponga en el centro la vida de las personas es necesario implementar políticas que no sobrepasen ningún de los límites de la figura. 

Sin retención, no se conseguirá conseguir este objetivo sin contar con el apoyo de una ciudadanía crítica y consciente de los desafíos que caracterizan la efectividad en la que vivimos. Para ello es imprescindible contar con el papel que juega la educación como útil de transformación social. En este sentido y desde el enfoque de la educación para una ciudadanía mundial resulta central difundir los contenidos, metodologías y títulos para acorazar el papel del profesorado como agente de cambio y favorecer que el alumnado pueda pescar las capacidades para desarrollar un examen crítico de la efectividad en la que vivimos, consciente de la conexión que existe entre la efectividad circunscrito y lo mundial y en la reto por el respeto y la valoración de la riqueza, la defensa del medio animación, el consumo responsable, el respeto a los derechos humanos individuales y sociales.

En este entorno y sobre la almohadilla de la teoría de la Rosquilla, más de 16.500 alumnas y alumnos de España, Portugal, Italia, Argentina, Colombia, Ecuador, El Salvador, Malta, Marruecos, México, Perú han participado en el tesina internacional  Conectando mundos “Get in the loop: un futuro en compensación”

En la presente tiraje, se han promovido actividades fundamentadas en la teoría de la rosquilla y dirigidas a repensar críticamente el concepto de crecimiento y exposición en almohadilla a los principios de sostenibilidad ambiental y jurisprudencia social, dando a conocer y proporcionando las herramientas para analizar las causas y consecuencias que el maniquí de producción y consumo contemporáneo tiene sobre la vida de las personas y el planeta a nivel circunscrito y mundial. Finalmente, sobre la almohadilla de los principios de la teoría de la rosquilla, el alumnado participante ha minucioso propuestas para conseguir un exposición social y financiero más puntual y sostenible que ha compartido luego en la plataforma online

Este año a causa de las restricciones relacionadas con la emergencia sanitaria, no se han podido celebrar los encuentros territoriales presenciales que en otros abriles han representado la actividad final del tesina y un momento muy lucrativo para compartir y seguir profundizando en los temas trabajados en el clase de forma compartida y colaborativa. 

Por otra parte, muchos de los grupos que han participado en el Conectando mundos, en ocasión del Día de la Tierra, han compartido en las redes sociales los árboles de la vida que han minucioso desde sus casas y se han sumado a la energía mundial por el clima convocada por Fridays for Future, 2020 Insurrección por el Clima y Alianza por el Clima organizada dos días a posteriori, el 24 de abril. 

Las propuestas educativas de las distintas ediciones de Conectando mundos seguirán accesibles y de evadido descarga en el Kaleidoscopio para seguir con su entorchado de acorazar el papel transformador de la educación y favorecer que el alumnado pueda ser parte activa en la construcción de una efectividad más desafío y sostenible.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment