Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Alguna vez has estado en una ponencia y no has hecho una pregunta por temor a que la consideren una obviedad o una tontería? ¿Alguna vez has preguntado en el cátedra y todos se han quedado en silencio? ¿Algún educando o alumna ha contestado erróneamente una pregunta y se le ha ridiculizado? ¡Estas acciones, este temor a ser juzgados o a hacerlo mal, es poco que debes evitar en el cátedra para poder suscitar un estudios significativo para todos! ¡Sigue leyendo para ilustrarse de los errores en el cátedra!

La pedagogía del error: ¿Cómo podemos aprender de los errores?

¿Cómo se considera el error en el cátedra?

El error siempre se ha gastado como poco malo, poco que se debe evitar. Sin incautación, equivocarse es poco humano y nos enseña de guisa afectiva y efectiva. Por ello, queremos que el error entre en las aulas y se valore positivamente.

Tanto las metodologías que se llevan a agarradera en el cátedra como las evaluaciones tienen mucho que ver en cómo se ve y se reacciona delante del error. Los docentes tienen que enseñar a argumentar, a razonar, a pensar críticamente y a no repetir respuestas y, si los estudiantes tienen claro que en el cátedra se permite errar sin ninguna penalización más que volverlo a intentar, la décimo será mucho más activa y el estudios mucho más potente. ¡Tenemos que cambiar el chip y pensar que equivocarse significa que la persona lo está intentando y que tiene interés por ilustrarse!

¿Cómo se puede ilustrarse de los errores?

Podemos equivocarnos por muchos motivos, entre ellos por la desatención, la errata de interés, una excesiva carga cognitiva, una deficiencia intelectual, timidez, desequilibrio emocional, prejuicios… Por ello es imprescindible que los docentes tengan en cuenta algunos factores:

  • Considera el error como una fuente de estudios: ¡Se acabó pensar que los errores son poco malo! Los errores sirven para ilustrarse y por eso tienen cabida en el cátedra. 
  • Feed-back inmediato: Cuando algún educando o alumna se equivoque, rápidamente dale una feedback que le haga retener que está inexacto pero que tiene otra oportunidad para reflexionar y retornar a probar. ¡Fomenta la capacidad de resiliencia!
  • Potencia el estudios por descubrimiento y autónomo: El ensayo-error es una de las mejores estrategias de estudios en educación pueril que permite un gran nivel de autonomía, ¿por qué no continuamos utilizándolo en las etapas posteriores?
  • No des la respuesta: cuando el educando o alumna falle, no le des rápidamente la respuesta correcta. Ayúdale mediante preguntas y aclaraciones para que sea el propio educando que llegue a sus propias conclusiones. ¡Enseña a pensar y no a repetir respuestas!
  • Crea un concurrencia de confianza: Tus estudiantes tienen que retener que en el cátedra lo importante es participar y por lo tanto el error está permitido. Sin incautación, es obligatorio probar y probar hasta encontrar la respuesta correcta, la cual cosa, hará que el estudiante obtenga un gran estudios.
  • Nunca ridiculices al educando: Los alumnos tienen derecho a equivocarse y nadie tiene derecho a reírse o a ridiculizar a un educando que lo ha intentado. Los chicos y chicas no pueden sentirse mal por abortar, sino que deberían sentirse satisfechos por haberlo intentando y tener la motivación suficiente para presentarse a la respuesta correcta.
  • Analiza la deducción del educando para presentarse a la respuesta errónea: Los errores pueden dar al docente mucha información, por eso es importante retener en qué momento el educando está inexacto. Es aseverar, el error puede estar en la comprensión lectora, en la comprensión de un concepto concreto, en la argumentación, en una expresión vocal escaso, incluso en una mala formulación de las preguntas por parte del profesorado. Este paso nos ayuda a identificar algunos posibles problemas de estudios, incluso a conocer las debilidades y las fortalezas de tus estudiantes. ¡Aprovecha las oportunidades que te da el error para conocer mejor a tu alumnado!
  • Atento a los errores específicos de cada etapa: Normalmente, en cada curso observamos los mismos errores, esto nos puede resistir a pensar que no se está abordando correctamente el contenido o que es de una difícil comprensión para esa años…¡Averiguación capital para enseñar de otras maneras y adaptar los contenidos al alumnado de tu cátedra!

¡Los errores dan mucha información a los docentes sobre la forma de ilustrarse de su alumnado! ¡Da la bienvenida al error y di adiós a todos los miedos, temores y vergüenzas que te impiden ilustrarse!

Show CommentsClose Comments

Leave a comment