Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¡No me hacen caso! ¡No hacen las tareas! ¡Yo con esta clase no puedo! ¡Trabajan lo preciso y necesario! ¡Los padres y madres sólo ponen pegas! ¡En mi centro nadie trabaja así! ¡No estudian! ¡No tengo tiempo! ¡Nadie te lo va a reconocer! Etc.

MotivAcción en el aula

Estas son las frases más oídas entre los docentes. Ahora aceptablemente, ¿Qué podemos hacer nosotros/as para que no retornar a pronunciarlas? Yo no tengo la secreto, pero sí te puedo ayudar con algunos consejos, ideas o MotivACCIONES que me han resultado satisfactorias. ¡Delante! Sigue leyendo.

Antaño de comenzar, has de plantearte unas cuestiones. ¿Qué debería mejorar en mi clase? ¿Mi clase es un clase a la que a mí me gustaría asistir como discípulo/a? ¿Estoy dispuesto a salir de mi zona de confort? Si tu respuesta es SÍ, ya estás hendido al cambio. Felicidades.

MotivACCIÓN: Vigilante

Si poco tengo muy claro es que si yo no me hubiese interesado por lo que sucedía fuera de mis cuatro paredes, no hubiese conocido tantas experiencias, herramientas que ni sabía que existían y que al utilizarlas o implementarlas, han cambiado un 90% mi modo de dar clase.

Por lo tanto, estáte atento a las formaciones de tu ciudad. Si no puedes asistir a cursos, talleres o ponencias, únete a las redes sociales. Como hice yo. Si quieres realizar un máster en educación, créate una cuenta en twitter, telegram o instagram; sigue a docentes, pide consejo, comparte y aprenderás muchísimo. 

MotivACCIÓN:  audición a tu alumnado

¿Por qué se acaban las asambleas al finalizar la etapa de de niño? Deberíamos ocuparse unos minutos al día a charlar con nuestro alumnado sobre sus inquietudes, preocupaciones, ideas, sugerencias…Yo realizo las asambleas goonies todas las mañanas. Charlamos sobre el fin de semana, las notícias, juegos para el patio, preguntas emocionales, etc.

Por otro banda, el sentido de la jurisprudencia es muy importante para estas edades. No puedes prometer poco y no cumplirlo o no ser preciso con las calificaciones. En este aspecto intento ser lo más firme e igualitaria en el trato de cada uno de ellos y ellas.

Para conocer sus opiniones y pensamientos, utilizo :

MotivACCIÓN:  Haz a tu alumnado protagonista

Tenemos que encontrar la modo de “potenciar el potencial” que cada uno de nuestros alumnos/as lleva internamente. Y lo tienen. Tenemos que creer en ellos. Y mostrarlo. Yo utilizo el blog de clase para plasmar los trabajos y vivencias que quieren compartir con el resto. Encima de la útil flipgrid para que suban sus vídeos, donde son protagonistas de su formación. Vídeos tipo “Soy un crack en…”.

MotivACCIÓN:  Unión familia-escuela

Abramos las puertas a los compañeros del centro y a las familias. Seamos transparentes. Podemos invitarles a talleres en el clase donde nos ayuden con juegos manipulativos, a tertulias, a talleres matemáticos, a excursiones, etc.

Para mí es muy importante que las familias vean lo que se trabaja internamente del clase. Para ello, tenemos el blog de clase (el día a día), la web (la gamificación anual con los contenidos de clase), el canal privado de telegram y igualmente disponen de mi correo para alguna necesidad.

Encima, una vez cada dos cursos, expedición un formulario de google forms a las familias, totalmente secreto, donde me dan su valoración sobre las metodologías empleadas entre otras cosas que me ofrecen un feedback muy importante para que yo pueda mejorar.

MotivACCIÓN:  El humor

Qué importante es reírse de uno mismo, reírnos juntos. Pasamos muchas horas en el trabajo, ¿no? Pues hagamos esos ratos divertidos y cómodos. Porque los maestros que se divierten enseñando, consiguen que los niños se diviertan aprendiendo.

Yo grabo mis lecciones y las subo a mi canal de youtube. Me disfrazo, bailo o exposición chistes. Me lo paso muy aceptablemente y ellos igualmente. Llevo a lugar el maniquí flipped donde invierto la forma de dar clase.

Incluso uso memes, apps que te cambian la cara, gifs, preguntas sin sentido en los cuestionarios…

MotivACCIÓN:  Todos a una

Si en vez de tener a todos mirando a una clase perfecto, fomentáramos el trabajo colaborativo, el formación sería más potente. Por eso, es imprescindible trabajar la cohesión de rama. Entrenarles en septiembre. Como propuesta, puedes realizar dinámicas cooperativas. Les encantan y les unen. Es precioso ver cómo se ayudan, cómo aprenden a dirigir esa ayuda. 

Puedes realizar exámenes cooperativos y igualmente apuntarles a concursos para que aprendan a trabajar conjuntamente.

MotivACCIÓN:  Ilustrarse haciendo

Tener un discípulo sentado durante 3 horas es antinatural, ¿no crees? El prueba físico mejoramiento la oxigenación cerebral, ya que se produce una sustancia que va de los músculos al cerebro y favorece la plasticidad neuronal, que es la BASE del formación. Utilizo “descansos cerebrales” cuando veo que lo necesitan (“pares y nones” “la técnica del espejo”, “dependencia de movimientos”).

El discípulo ha de ser un sujeto activo, no solo mentalmente, sino físicamente.

El cerebro necesita emocionarse para formarse. Investigación experiencias épicas. Gamifica tus clases. Inspírate en “Gamifica tu clase.”.

En definitiva, se aprende más de lo que se hace que no de lo que se dice. Crea actividades internamente del clase donde los alumnos tengan tiempo de aplicar lo aprendido. Recuerda que un formación de emoción, motivación y de placer, va  a ser un formación que va a resultar muy aceptablemente implantado en el cerebro.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment